Tu navegador no soporta JavaScript!

¿Cómo hacen las mamás para administrar las finanzas del hogar mejor que cualquier profesional?

Aunque a veces las olvidamos, todas las lecciones que nos dio mamá para las finanzas del hogar son invaluables ¡Ven y recuerda algunas con nosotros!

Administrar las finanzas del hogar no es tarea sencilla. Mamá nos enseñó a amar de verdad, reír ante las adversidades, superar cualquier obstáculo y saber sonreír a pesar de los problemas. Si enlistamos todo lo que enseña una madre jamás terminaríamos, pero hoy queremos recordar algunas de las mejores lecciones que nos dieron en nuestra infancia para que fuéramos adultos y no tuviéramos problemas con las finanzas del hogar.

El cochinito es más feliz si está lleno

De seguro recuerdas ir con tu mamá a la tienda y que ella te pidiera el favor de pagar. Después te pedía el cambio y te decía que te podías quedar con las monedas. Eso sí, solo si las guardabas en tu alcancía. Posiblemente recuerdas la emoción que implicaba meter las monedas a tu cochinito ¿Todavía te pasa?

En ese momento nunca nos habríamos imaginado la grandiosa lección para las finanzas del hogar que nos intentaba enseñar: el dinero que sobra se debe ahorrar, en vez de gastar.

Aprender a decir que no para administrar las finanzas del hogar

Todos de pequeños nos encaprichamos repentinamente de algún juguete en el supermercado cuando estábamos acompañando a nuestras mamás. Por suerte, ellas, siempre más sabias que nosotros, tenían una lista de respuestas prediseñadas para que nos olvidáramos rapidito de aquel capricho.

Seguramente recordarás algunas frases célebres como “¿Ya terminaste de jugar con el último que te regalamos?”, “Cuando me vuelvan a pagar, venimos a comprarlo”, “¿Para qué quieres jugar con eso si tienes uno mejor en la casa?” o, para los más despistados, “Cuando terminemos de comprar todo venimos por él”.

Otra lección para las finanzas del hogar oculta entre las amables palabras de mamá: si no es importante, no se debe comprar.

Cada cosa en su momento

¿Recuerdas a mamá diciéndote que para comprarte eso que tanto querías primero tenías que mostrarle buenas calificaciones en la boleta? ¿Recuerdas cuándo te decía que antes de salir a jugar con tus amigos tenías que hacer la cama?

Todas esas veces mamá nos intentaba dar una grandiosa lección para las finanzas del hogar y la vida: para poder disfrutar, primero hay que trabajar.

A lo largo de nuestra infancia mamá nos dio incontables lecciones para las finanzas del hogar que usualmente olvidamos. Enumerarlas sería imposible y no tendría ningún sentido, en cambio, hoy demuéstrale cuánto aprendiste de ella y dale un detalle, sorpréndela con una cena, regalale un viaje o dile: “Mamá, hoy soy lo que soy gracias a ti”. Festejemos las enseñanzas de nuestras mamis en su día especial y siempre.

¡No olvides visitar nuestro blog y seguirnos en nuestras redes de Instagram y Twitter!

Close Bitnami banner
Bitnami